Bailo una danza que cambia.

By Posted in - Danza & Zona C Norte on junio 6th, 2016

Por Isabella Arboleda Tovar (*)

Estudiante de Danza Contemporánea en Folkwang Universität, Alemania.

Mi interés por la danza contemporánea empezó cuando estaba en 7°, en el Colegio Jefferson, después de ver una de las primeras versiones de Cali en Danza. Tuve la ventaja de que en mi casa siempre me estimularon el gusto por lo artístico y lo cultural, por eso cuando vi ese espectáculo de la danza contemporánea sentí que se despertó en mí un gran interés por ésta, así que empecé a tomar clases de ballet.

En ese momento, no consideré que mi proyecto de vida profesional fuera la danza. Pensé en estudiar historia y tener la danza como una práctica alterna, pero los planes se invirtieron. Decidí estudiar Danza Contemporánea porque encontré que además de mi pasión y mi vocación, tenía otra fortaleza que eran los idiomas aprendidos en el Colegio, así que escogí Canadá.

Las becas

Mis estudios en L´École de Danse, Quebec – Canadá, los hice a través de una beca con el Icetex, la cual tenía como requisito hacer un trabajo de campo con una comunidad vulnerable local, al terminar los estudios. Retomé entonces, el acercamiento que desde el Colegio había tenido con la fundación Fe y Alegría, y me permitieron trabajar con un grupo de jóvenes del barrio El Vallado que estaban tomando clases de baile.

En mi aprendizaje me he dado cuenta de que el apoyo y la autoridad del núcleo familiar es fundamental para que uno se pueda transformar tanto en lo artístico como en la esencia humana. Así que trabajé este aspecto con el grupo y sus familias. Si bien, no pudimos alcanzar toda la potencia de la propuesta, por las mismas características de la composición familiar, sé que logramos movilizarlos hacia otra mirada de su realidad.

Ahora estoy en Essen Alemania estudiando Danza Contemporánea, en Folkwang Universität. Es un pregrado de 4 años, también becada por el Icetex e igualmente, debo hacer un proyecto con una comunidad vulnerable. Esta vez lo haré con un grupo de jóvenes de la Comuna 20, con el apoyo de la Red de Salud de Ladera. Quiero a través de la danza trabajar con ellos el tema de los derechos sexuales y reproductivos. Esto lo haré en julio de 2016.

Para mí la danza es un canalizador que permite generar transformaciones, me permite expresar, cuestionar y reflexionar sobre diferentes aspectos de la vida.

(*) Texto cortesía del Colegio Jefferson